Instagram

Android en Europa: los iPhones ya no te parecerán tan caros

Nuevos deportistas rebeldes para la lucha inacabada contra el racismo

¿Se imaginan un teléfono Android que haga las búsquedas web sólo a Bing, que atienda las consultas de voz sólo con Alexa o Bixby, que reciba el correo electrónico sólo a Outlook, que descargue las aplicaciones sólo de la tienda de Amazon, que busque las direcciones y las rutas de transporte sólo a Here Maps, que navegue por la web sólo con Firefox, que guarde las fotografías sólo en Flickr, los vídeos sólo en Facebook y los archivos sólo a la nube de onedrive? Quizás me diréis que su dispositivo ya funciona de esta manera, pero me extrañaría mucho. La palabra clave de la lista anterior es sólo: si bien puede descargar e instalar todas las aplicaciones y servicios citados, en el mejor de los casos los estará añadiendo a los equivalentes de Google, que hasta ahora vienen preinstalados por el fabricante del teléfono para así se lo exige el contrato de licencia del sistema operativo Android. En la práctica, esto significa que millones de usuarios utilizan Gmail, Google Maps, Chrome, YouTube, el buscador de Google y la tienda Play y facilitan que el gigante de internet acumule datos sobre su actividad cada vez que los utilizan.

A partir de esta semana, la situación puede cambiar para los usuarios europeos. Google comunicó el martes que desvinculará sus aplicaciones del sistema operativo Android. Este seguirá siendo gratuito para todos los fabricantes, pero los que quieran seguir incluyendo el resto de productos de Google en los aparatos destinados a Europa tendrán que pagar por hacerlo. Esto abre la puerta a la posibilidad de que marcas como Samsung, Huawei o LG opten por preinstalar exclusivamente aplicaciones y servicios alternativos a los de Google, que en algunos casos incluso ya están ahora, pero escondidos por los que forman parte de Android .

Google ha tenido que cambiar de estrategia a raíz de la multa por abuso de posición dominante que la Comisión Europea le impuso hace unas semanas. La empresa ha apelado contra la resolución, pero tenía que hacer algo para seguir presente en el mercado europeo de móviles durante los años que puede tardar en resolverse el litigio. Cobrando a las marcas por el uso de sus productos pretende recuperar los ingresos que hasta ahora obtiene capturando datos con las aplicaciones gratuitas.

Habrá que ver cuánto nos costará todo ello a los consumidores. Google aún no ha hecho público el precio de sus aplicaciones, que venderá en dos paquetes: uno con la Play Store más Gmail, YouTube y Maps y otro con el buscador más Chrome. Pero sea cual sea este coste -o el de las aplicaciones alternativas-, las marcas deberán repercutir de alguna manera en el precio del teléfono, porque la legislación europea hace muy difícil recuperarlo explotando los datos de los usuarios. Quizás así mucha gente entenderá mejor por qué los iPhones son más caros que los Android.

Fuente:https://mentedigital.es/agencia-seo-barcelona/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *